Resolution Dallas Co

‘Ciudades santuario’: Aprueban resolución a favor de inmigrantes en Dallas

Luego de testimonios sobre el aporte de los inmigrantes y un tenso debate en torno a las llamadas “ciudades santuarios”, el condado de Dallas aprobó el martes por 4-1 una resolución que hace un llamado a terminar las colaboraciones “no esenciales” con las autoridades de inmigración.

El documento “Welcoming Communities”, que no es legalmente vinculante, fue impulsada por la comisionada Elba García y el juez del condado Clay Jenkins, ambos demócratas. El voto en contra vino del único republicano en la corte de comisionados, Mike Cantrell.

“América se trata de las oportunidades… de ayudarnos los unos a los otros”, dijo García, al recordar que ella misma es una inmigrante de México.

La sala estuvo repleta de activistas y residentes del condado que fueron a hablar ante los comisionados, en su gran mayoría para pedirles que apoyaran el texto en el que el condado apoya a los inmigrantes, con o sin documentos, como “miembros integrales de la comunidad”.

Al llamar a los cuerpos de seguridad locales a limitar la colaboración con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), la resolución pide que se implementen los estatutos en contra de los crímenes de odio cuando se “cometan crímenes en contra de una persona debido a su identidad o estatus migratorio”.

No incluye más detalles sobre cómo se limitaría esa cooperación.

La resolución fue aprobada luego de que el presidente Donald Trump firmara una orden ejecutiva ordenando retirar subvenciones federales a aquellas jurisdicciones consideradas “santuarios”, un término vago que implica que limitan su cooperación con las autoridades migratorias.

Al mismo tiempo, el gobernador Greg Abbott ha dicho que aprobar una legislación que castigue a las llamadas “ciudades santuarios” es una de sus prioridades. El Senado texano tenía planeado discutir un proyecto de ley al respecto SB4 el martes en la noche.

Ante una corte de comisionados repleta este martes, abogados de inmigración hablaron de clientes que están aterrados porque temen una deportación.

“Aprueben esta resolución para que esta sea una ciudad segura”, dijo la abogada Susan Bond.

Entre sus clientes tiene a científicos, doctores y otros profesionales que están asustados por los cambios en la política migratoria, dijo.

“Imagínense cómo pueden sentirse los que no tienen documentos”, acotó.

No quieren que la policía esté revisando sus papeles en lugar de dedicar esos recursos a responder llamadas de 911, señaló.

Con la voz quebrada, Bond contó que fue la primera en su hogar en ir a la universidad. La persona que la impulsó a continuar sus estudios fue Rosa, la madre indocumentada de su mejor amiga.

Diana Ramírez, activista con Workers Defense Project, dijo que creció como indocumentada, intentando que aquellos a su alrededor la vieran.

“No podemos estar más en silencio”, dijo.

Dan la espalda Los ánimos se caldearon cuando el concejal Lee Kleinman pidió no incluir la sección que pide poner fin a la cooperación con ICE porque podría llevar a que el estado recortase los fondos. Activistas en la sala se voltearon y le dieron la espalda.

En otro momento, cuando el juez Jenkins invitó a un imán a tomar el micrófono, el comisionado Cantrell le dijo que no le gustaba cómo dirigía las sesiones en la corte.

Tanto Jenkins como García aseguraron que la resolución no convierte al condado en una “ciudad santuario”.

Cuando llegó la votación, Cantrell refutó esa aseveración.

“Esta es una resolución que apoya una frontera abierta”, dijo. “Está haciendo del condado de Dallas un condado santuario”.

Espera que tanto el presidente Donald Trump como el gobernador Greg Abbott hagan “todo lo que esté en sus manos para proteger este país y su gente”. Aseveró que la resolución busca avanzar una agenda política.

This story originally appeared 2/7/2017 in Al Día.