JC Dallas

Dallas: Líderes latinos respaldan a dreamers tras fin de DACA

Varios líderes latinos salieron en defensa de los dreamers de Dallas y ofrecieron su apoyo a la lucha que se viene, un día después de que el gobierno de Donald Trump dio por finalizado el programa DACA, que les daba protección de deportación y posibilidad de empleo.

La legisladora estatal Victoria Neave, el vocal de la junta del DISD Miguel Solís y otros oficiales estuvieron junto a activistas del Texas Organizing Project y miembros del North Texas Dream Team durante una rueda de prensa realizada el miércoles en el Latino Center For Leadership Development (LCLD).

Neave recordó la historia del joven indocumentado Alonso Guillén quien perdió su vida tratando de rescatar a sus vecinos en Houston durante el huracán Harvey. “Solo días después de esa tragedia, conocemos del fin del DACA, otro ataque de los representantes republicanos a nuestros jóvenes. Tenemos que volver al lugar en el que podemos defender DACA de manera bipartidista”, dijo.

Solo en el Norte de Texas hay 69,000 beneficiarios del programa que expirará en seis meses según el anuncio del martes hecho por el procurador Jeff Sessions. Según Neave, en todo el estado de Texas, el trabajo de estos dreamers aporta $6,300 millones de dólares al PIB .

Por su parte Miguel Solís, quien también ejerce como presidente del LCLD, dijo hablar con “el corazón triste y frustrado por la cruel decisión” que afecta a estos jóvenes inmigrantes. “No son los criminales que el presidente quiere hacernos creer”, aseguró y prometió que los agentes federales no podrán poner un pie en las escuelas “ni llevarse a nuestros niños”.

Varios beneficiarios de DACA como José Manuel Santoyo mostraron su preocupación por el destino de los datos personales de 1.7 millones de aplicaciones que los dreamers entregaron voluntariamente a USCIS. “Demandamos protección no solo para los dreamers sino para todos aquellos que ni siquiera estaban cobijados por esa medida, como los inmigrantes trabajadores del campo y de las fábricas”, aseguró.

Juan Carlos Cerda, quien llegó a este país a los 7 años proveniente de San Luis Potosí, México, y hoy es organizador comunitario del Texas Organizing project contó cómo el programa iniciado por Barack Obama cambió su vida. De joven indocumentado trabajando por salarios muy bajos y con un futuro estudiantil incierto pasó a la sensación de ser “incluido, aceptado y amado en este país”.

El contraste que ahora trae a su vida la decisión “cruel e inhumana” de Trump, no obstante no le ha quitado las ganas de continuar peleando. “El DHS (Departamento de Seguridad Nacional) dice que me prepare para la deportación: NO. El presidente se quiere lavar las manos de esto: NO. Yo invito a todo el mundo a que cuente su historia porque no tendremos el reconocimiento que merecemos si no vamos a las calles y le mostramos a la gente que estamos aquí para quedarnos”.

El llamado unánime es a presionar al Congreso para que pase una reforma migratoria integral a la brevedad. Este viernes el LCLD estará liderando un banco de llamadas para que la comunidad inmigrante y los ciudadanos de Dallas ejerzan presión a los congresistas de Texas para que esa ley se discuta y apruebe en los siguientes seis meses.

This story originally appeared 9/6/2017 in Al Día.